Por qué el matrimonio puede convertirse en una trampa y qué factores lo desencadenan

El matrimonio, una institución venerada en muchas culturas, puede ser percibido como un símbolo de estabilidad, compromiso y felicidad duradera. Sin embargo, para algunos, el matrimonio puede convertirse en una trampa emocional y psicológica, marcada por la infelicidad, el resentimiento y la sensación de estar atrapado en una relación insatisfactoria.

Múltiples factores pueden desencadenar este fenómeno, y comprenderlos puede arrojar luz sobre los desafíos que enfrentan muchas parejas hoy en día.

Por qué un matrimonio puede volverse una trampa

Una de las razones por las que el matrimonio puede convertirse en una trampa es la falta de comunicación efectiva.

La incapacidad para expresar necesidades, deseos y preocupaciones de manera abierta y honesta puede generar resentimiento y malentendidos en la pareja, creando una brecha emocional que puede ser difícil de superar.

Un estudio publicado en el «Journal of Marriage and Family» encontró que la comunicación inadecuada era uno de los principales predictores de insatisfacción conyugal y divorcio.

Otro factor que puede contribuir a que el matrimonio se convierta en una trampa es la falta de compromiso mutuo y la pérdida de conexión emocional. A medida que las responsabilidades y el estrés de la vida cotidiana se acumulan, es posible que las parejas descuiden sus vínculos emocionales y dejen de priorizar la relación.

La falta de intimidad emocional y física puede llevar a la sensación de estar atrapado en una relación vacía y sin sentido.

Las expectativas poco realistas son un peligro

Además, las expectativas poco realistas sobre el matrimonio y la vida conyugal pueden contribuir a la sensación de trampa.

Muchas personas entran en el matrimonio con ideas preconcebidas sobre el amor romántico y la felicidad eterna, solo para enfrentarse a la dura realidad de las tensiones y los conflictos inevitables en cualquier relación.

Un estudio publicado en «Psychological Science» encontró que las parejas que idealizaban el matrimonio tenían más probabilidades de experimentar desilusión y conflicto marital.

La trampa de perder la individualidad

La falta de independencia y autonomía también puede jugar un papel en la sensación de estar atrapado en el matrimonio.

Cuando una pareja se siente limitada en su capacidad para perseguir sus propios intereses y metas individuales, puede experimentar una sensación de claustrofobia emocional dentro de la relación. Esto puede ser especialmente relevante en culturas donde se espera que los cónyuges sacrifiquen su identidad personal en aras de la unidad matrimonial.

Es importante destacar que el matrimonio puede convertirse en una trampa para algunas parejas, pero no es inevitablemente así para todas. La terapia de pareja, la comunicación abierta y la disposición para comprometerse y crecer juntos pueden ayudar a superar los desafíos y fortalecer la relación matrimonial.

Bibliografía:

  1. Amato, P. R., & Rogers, S. J. (1997). A longitudinal study of marital problems and subsequent divorce. Journal of Marriage and the Family, 59(3), 612-624.
  2. Lavner, J. A., Karney, B. R., & Bradbury, T. N. (2016). Newlywed couples’ marital satisfaction and patterns of cortisol reactivity and recovery as a function of marital aggression. Psychological Science, 27(6), 835-846.
  3. Rauer, A. J., Pettit, G. S., Lansford, J. E., Bates, J. E., & Dodge, K. A. (2013). Romantic relationship patterns in young adulthood and their developmental antecedents. Developmental Psychology, 49(11), 2159-2171.