Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Mujer leyendo (Beneficios de la lectura para los adultos mayores)

Los beneficios de la lectura para adultos mayores

Las personas mayores que leen libros no solo disfrutan de una historia. Los estudios científicos muestran que la lectura ayuda a reducir el estrés en la vejez, mejora la calidad del sueño, agudiza la mente y posiblemente protege contra el Alzheimer

Publicidad

Por eso es importante ofrecer a las personas mayores, que saben leer, libros de calidad que les interesen y motivarlos a leer en lugar de ver la televisión, que es la solución más sencilla. 

En caso de que tengan dificultades o no sean capaces de leer, nosotros, la persona que los cuida (ya sea un cuidador o un familiar) sería de gran ayuda dedicar un poco de tiempo cada día a contar o leer una historia o un cuento corto.

4 beneficios de la lectura para los adultos mayores

  1. Fortalece la memoria: la lectura entrena la memoria y ayuda al aprendizaje.
  2. Protege contra el Alzheimer: Las investigaciones demuestran que las actividades que demandan el cerebro, como la lectura, crean una especie de «reserva» de sinapsis neuronales, lo que hace que el proceso del Alzheimer tarde más en destruir varias neuronas y hacer que aparezcan los síntomas.
  3. Reduce el estrés: Según los científicos, desde el momento en que una persona mayor comienza a «meterse» en la trama de un libro, solo toma 6 minutos hasta que la frecuencia cardíaca se ralentiza y los músculos se relajan.
  4. Mejora el sueño: la lectura es la mejor forma de conciliar el sueño. Mucho mejor, señalan los científicos, que cerrar los ojos frente a una pantalla, que en realidad nos despierta más e interrumpe nuestro sueño.

Un entrenamiento para el cerebro

Así como la educación física puede extender significativamente la «vida útil» del cuerpo humano, la lectura puede «entrenar» el cerebro y, por lo tanto, prevenir su envejecimiento.

Todo se explica de forma sencilla. A primera vista, leer no es una actividad tediosa y sin preocupaciones; en realidad, es un trabajo duro para el cerebro. Las palabras de una obra de arte y literatura especial no solo deben ser leídas, sino también analizadas, es decir, traducidas en imágenes y conceptos, para luego ahondar en el significado de lo leído.

Publicidad

El esfuerzo es mucho mayor que al ver la televisión o hablar

El proceso es invisible, pero su efectividad en ningún caso debe disminuir, ya que tal carga evita la destrucción de las conexiones neuronales y, en consecuencia, el desarrollo de la demencia senil.

Es mejor dar preferencia a estos géneros literarios:

  • Literatura filosófica y ensayo. Los libros de este género ayudan a encontrar el sentido de la vida, a determinar la actitud hacia los demás y hacia uno mismo, a darse cuenta del lugar que uno ocupa en el universo.
  • Literatura científica y médica. Brinda al lector mayor la oportunidad de evaluar objetivamente el estado de su propia salud física y emocional, y lo prepara para acciones activas en términos de prevención de enfermedades.
  • Clásicos. La vejez es el mejor momento para releer las conocidas obras de los grandes maestros de la pluma o para volver a conectar con ellas, leer un libro dos veces es haber leído dos libros diferentes.
  • Ediciones biográficas y autobiográficas. La experiencia de vida nunca es superflua, ni siquiera la de otra persona.
  • Detectives de reconocidos clásicos, aventuras, humor, ficciones y novela clásica.
Bibliografía:
  1. Fuente: Latchem, J. M., & Greenhalgh, J. (2014). The role of reading on the health and well-being of people with neurological conditions: a systematic review. Aging & mental health18(6), 731–744. https://doi.org/10.1080/13607863.2013.875125

Publicidad