Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
La importancia de tomar nuestras propias decisiones y elegir lo que queremos hacer
Inicio » Superación personal » Tú me puedes aconsejar, pero el derecho a elegir es mío

Tú me puedes aconsejar, pero el derecho a elegir es mío

La única manera de no equivocarse es no hacer nada, no decidir, no elegir, no avanzar. Tomar decisiones involucra el riesgo a equivocarme y también el derecho a ejercer mi libre albedrío.

Publicidad

Desde el momento en que nos despertamos hasta que nos acostamos, pasamos por varias situaciones en las que tenemos que tomar decisiones. A veces, la elección es simple: «¿Qué estoy usando hoy, qué estoy preparando para la comida?» Pero en otras situaciones, elegir una u otra opción puede llevar a grandes cambios en nuestras vidas.

Nuestras circunstancias cambian de acuerdo a las opciones elegidas por nosotros. Damos forma a nuestras vidas y nuestras formas de depender de lo que hacemos. «Lo que estudiamos, qué carrera seguimos, dónde vivimos o con quién queremos estar juntos», son decisiones importantes que afectarán nuestro presente y futuro.

¿Seríamos las mismas personas si hubiéramos elegido otra en lugar de una universidad o un trabajo? ¿Qué hubiera pasado si hubiéramos dejado ir a alguien cuando conocimos a una persona específica? ¿Cómo sería nuestra vida si no hubiésemos puesto fin a lo que ya había terminado?

Yo tengo el derecho a elegir

Es obvio que no podemos decidir todo lo que sucede en el mundo. No podemos tomar decisiones sobre cosas que no tenemos, y así como los demás deben respetar nuestras elecciones, debemos respetar lo que otras personas eligen.

Publicidad

Sin embargo, hay aspectos que nos afectan directamente. Decisiones que solo nosotros mismos tenemos que tomar, porque nos afectan solo a nosotros. «Con qué persona queremos estar o a quién dejamos atrás, qué hacer con nuestro propio tiempo o nuestro propio cuerpo», cada uno de nosotros puede y debe decidir por sí mismo. Incluso si no queremos decidir, estamos tomando una decisión. Es la paradoja del hombre, estamos constantemente comunicando nuestras intenciones, incluso si no queremos eso.

No elegir también es nuestra elección

El hecho de no tomar decisiones es ya una decisión en sí misma. La decisión de posponer o no. Únicamente yo conozco mis circunstancias A veces, cuando ejecutamos o decimos algo, nos sentimos juzgados por los demás. Es posible que lo que queremos hacer no sea compartido por nuestros semejantes, y esto puede hacer que las personas que nos rodean piensen en lo que debemos o no debemos hacer.

A pesar de las buenas intenciones de quienes nos aprecian, debemos decidir.
Podemos pedir la opinión de los demás y escuchar con paciencia, pero en lo que respecta a la elección de la responsabilidad, solo seremos nosotros los que tomaremos esa iniciativa.

Solo nosotros conocemos nuestras circunstancias

Puedes prestar tus zapatos a otra persona para que pueda experimentar por un momento lo que sientes, pero incluso si puede experimentar tus sensaciones, lo hará por un momento y a su propia manera. Solo tú sabes lo que es caminar en tus zapatos día tras día, cómo has caminado, de dónde eres y en qué dirección quieres ir. 

Bien o mal, será tu decisión. Cuando tomamos decisiones importantes, dudamos. La duda, cuando tenemos varias posibilidades, es prácticamente inherente al hombre. No, nadie puede garantizar que lo que elegimos sea una decisión buena o mala, pero no hay manera de saber si una decisión es buena o no si no se toma, y solo sabrás qué esperar hasta que des el primer paso.

La duda y el riesgo de cometer errores siempre estarán ahí

La única manera de no equivocarse es no hacer nada, no elegir, no decidir, no votar, no avanzar. 

Tenemos el derecho de decidir por nosotros mismos lo que nos concierne directamente. Debemos respetar a los demás en sus decisiones tanto como nos tienen que respetar y, sobre todo, sea ​​cual sea la decisión, lo más importante es lo que realmente queremos hacer y saber reconocerlo.

Publicidad