Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Biografía de Antón Chéjov

Antón Chéjov

Biografía de Antón Chéjov
Antón Chéjov

Antón Pávlovich Chéjov (1860-1904), al igual que Pushkin, Lermontov, Belinski y Garshin, murió joven y, aunque escribió una buena cantidad de obras de teatro y cuentos que le dieron una gran reputación en Rusia, no vivió para disfrutar de la fama internacional. Esto se debe en parte a la naturaleza de su obra, pero más quizás al eclipse total de otros escritores contemporáneos por parte de Máximo Gorki.

Ahora hay señales de que su arte delicado y sin pretensiones sobrevivirá al sensacional destello de la reputación del otro. El propio Gorki trató generosamente de contribuir a la perpetuación del nombre de Chéjov, publicando un volumen de recuerdos personales de su difunto amigo.

Al igual que Nikolái Gógol y Mijaíl Artsibáshev, Chéjov era un hombre del Sur, nacido en Taganrog, un puerto marítimo en un golfo del Mar Negro, cerca de la desembocadura del río Don.

La fecha de su nacimiento es el 17 de enero de 1860. Su padre era un hábil siervo que, con buena previsión comercial, compró su libertad a una edad temprana. Aunque el padre nunca tuvo mucha educación, les dio a sus cuatro hijos todas las ventajas posibles. Chéjov estudió en la escuela griega en su ciudad natal y luego ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Moscú.

“No recuerdo bien por qué elegí la facultad de medicina, pero nunca me arrepentí de esa elección.”

Antón Chéjov

Obtuvo su título, pero no entró en una práctica regular. Durante un año trabajó en un hospital de un pequeño pueblo cercano a Moscú, y en 1892 ofreció gratuitamente sus servicios médicos durante una epidemia de cólera.

Sabía que no le quedaba mucho tiempo de vida, porque antes de haber comenzado realmente su carrera literaria, los signos de la tuberculosis se habían manifestado claramente. Murió en Alemania, a los 44 años de edad, el 2 de julio de 1904, y su funeral en Moscú fue un acontecimiento nacional.

Bien ha dicho el profesor Bruckner que Chéjov era médico de profesión, pero artista por la gracia de Dios. De hecho, fue un artista exquisito, y si su lugar en la literatura rusa no es grande, parece permanente. No figura entre los más grandes. Carece de la tremenda fuerza de Tolstoi, la perfección impecable de Turgenev y la poderosa simpatía mundial del gran corazón de Dostoievski. Pero es un fiel intérprete de la vida rusa, y aunque su arte era objetivo, uno no puede dejar de sentir la bondad esencial del hombre que hay detrás de su obra, y amarlo por ello.

Ensayos sobre novelistas rusos de William Lyon Phelps – 1911.
0 0 votos
Puntuación total
Suscribirse
Notificación para
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más literatura

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.